lunes, 16 de marzo de 2015

Un trocito de historia vinícola

Este pasado fin de semana, el trío de Silice Viticultores junto con el componente que siempre que puede nos apoya y ayuda, hemos disfrutado de esos momentos que perduran en la memoria. Y no ha sido nada especial, simplemente un duro fin de semana de poda, cavar y atar. De nuevo gracias a Juan, a las estrellas y de momento a ese toque de suerte que nos acompaña ( algunos dirian casualidades, pero como no creeemos en ellas.. ) ha surgido una preciosa oportunidad, una preciosa historia.
Hemos podido recuperar un viñedo ancestral, un trocito de historia vinícola de Sober. Galicia es terroir, son terruños como este, pero lo importante es lo que hay detrás, la gente, la tradición, el respeto. En este caso los papeles se pierden en el tiempo y eso es lo que nos ha llevado a buscar en la tradición popular el origen del viñedo. Y con ello a toparnos con una historia preciosa que hay que imaginarsela en la boca de alguien de casi 90 años y sus recuerdos como jugaba de niña en el viñedo, como su padre lo compró, como ya de aquella la viña llevaba mucho tiempo y como algún propietario anterior tuvo que venderlo para pagarse un pasaje a las Americas y cuando regresó querer recuperarlo, y como ahora a pesar de que la señora dificilmente puede salir de casa quiere venir a ver que bonito debe estar. Esto es tradición, respeto y cultura vinícola a raudales por eso somos unos privilegiados y solo nos queda devolver a esta finca el máximo respeto, la mínima intromisión y todos los mimos que podamos, tenemos entre en manos al menos 120 años solo Dios sabe. Simplemente gracias.

Una vez podado y cavado

Escaleras de acceso

Atado con vimbio de la propia finca

Poda

Lleno de vida



1 comentario:

  1. Que emocionante se ve... se respira amor y respeto por las viñas y las personas. Enhorabuena y suerte con vuestros proyectos. Probaremos vuestros vinos.
    Marian S.

    ResponderEliminar